Vinagre de manzana y jengibre para combatir enfermedades respiratorias como la sinusitis y rinitis entre otras

Como bien sabemos la sinusitis es un proceso inflamatorio que se da en la mucosa de la nariz y senos paranasales, la cual puede deberse a la presencia de una infección, bacteria, hongo o también puede ser origen de otros factores o la combinación de los mismos. Por otra parte, tenemos a la rinitis que también es una inflamación pero esta vez se trata del revestimiento mocoso que protege nuestra nariz y presenta síntomas muy molestos como congestión, ardor, entre otros.

Si bien es cierto, ambos casos son realmente molestos y tediosos debido a que los síntomas como dolor de cabeza, congestión nasal, secreción de mucosidad e incluso fiebre se mantienen por un amplio periodo de tiempo haciendo de nuestro día a día algo difícil e incomodo. Por su parte, los médicos buscan hacerle frente a estas enfermedades con la implementación de antibióticos y otros medicamentos, pero el día de hoy te mostraremos como puedes hacerlo desde la comodidad de tu casa y utilizando ingredientes naturales.

La solución a tus problemas se encuentra en el Jengibre y el Vinagre de Manzana, si así mismo como acabas de leer, esto se debe a las magníficas propiedades que ambos ingredientes poseen los convierten en una excelente combinación para lidiar con estos casos. En primer lugar, tenemos el jengibre con sus propiedades expectorantes, antitusivas, antibióticas y antiinflamatorias, en segundo lugar, está el vinagre de manzana que se caracteriza por ayudar a mantener regulados los niveles de PH en el organismo y al mismo tiempo es excelente para limpiar los senos paranasales.

¿Cómo pueden ser utilizados el jengibre y el vinagre de manzana como aliados para combatir estas enfermedades?

La respuesta a esta pregunta es realmente sencilla, únicamente necesitaras seguir los siguientes pasos:

  • Ralla un poco de jengibre y mézclalo en recipiente de vidrio para evitar el contacto con superficies metálicas y se puedan perder algunas de sus propiedades.
  • Una vez termines de mezclar, procede a sellarlo y dejarlo reposar por unos diez días en un lugar donde no varié su temperatura.
  • Intenta agitar el recipiente por lo menos una vez cada día para ayudar al proceso.

Con relación a cómo puedes utilizarlo, lo que necesitaras hacer únicamente es inhalar el aroma que desprende el producto terminado por unos 5 minutos al día durante 1 semana, claramente comenzaras a observar los resultados muy rápido. Cabe destacar que otra forma en la cual puedes acompañar este tratamiento es mediante terapias de vapor, para esto necesitas colocar a hervir un poco de jengibre y cuando este llegue a su punto de ebullición apágalo e inhala el vapor por unos cuantos minutos.

Comenta esta nota!