Descubre los beneficios de las hojas de olivo y Cómo preparar el extracto

Por Amir / hace 2 meses / 0 Comentarios ».

El olivo es un árbol muy conocido en todo el mundo ya que de este crecen las aceitunas, un alimento con muchos beneficios, pero además sus hojas contienen una gran cantidad de beneficios para la salud que son conocidos desde hace cientos de años, en el antiguo Egipto fue donde se empezó a consumir estas hojas como un remedio natural para tratar la fiebre y otros problemas de salud que veremos a continuación.

Beneficios de las hojas de olivo para la salud

Ayuda a combatir el cáncer: consumir el extracto que se consigue a partir de las hojas de olivo puede ayudar a reducir hasta en un 38% el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer. Esto es gracias a uno de sus compuestos llamado “oleuropeína” que se encuentra en las hojas de este árbol tan popular.

Reducir la presión arterial: en caso de sufrir hipertensión se debe consumir con cuidado, ya que el efecto es tan potente que, si se están tomando medicamentos para reducir la hipertensión arterial puede reducirla considerablemente, por lo que si se utilizan las hojas de olivo para tratar este problema de salud se debe empezar con pequeñas dosis para que no afecte negativamente a la salud.

Refuerza el sistema inmunológico: mantener el sistema inmune en buenas condiciones puede ayudar a evitar infecciones en nuestro cuerpo causadas por virus y bacterias. El extracto de hojas de olivo es un gran antioxidante que mejora el sistema inmune además de reducir el estrés, consiguiendo así mantener la salud en buenas condiciones.

Ayuda a reducir el colesterol: gracias a los aceites naturales que contienen estas hojas y sus frutos (las aceitunas) son de gran ayuda para tratar y disminuir los niveles de colesterol en sangre.

Contiene propiedades antivirales: esto es ideal para tratar y combatir problemas de salud provocados por infecciones virales.

Tratar diferentes tipos de artritis: otro de los beneficios de la sustancia que contienen las hojas de este árbol, la oleuropeína, puede ayudar a evitar que se formen en las articulaciones cristales de ácido úrico, consiguiendo así reducir y tratar problemas en las articulaciones como por ejemplo la gota. Sus propiedades antiinflamatorias también reducen el dolor que provoca la artritis reumatoide.

Ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas: como por ejemplo el Parkinson y Alzheimer entre otras, su consumo previene el desarrollo de este tipo de problemas de salud que son cada vez más comunes en las personas mayores.

Reducir los niveles de glucosa en la sangre: estudios realizados recientemente en animales han demostrado que la oleuropenía puede reducir los niveles de glucosa en sangre, se piensa que este efecto puede ser el mismo en las personas, siendo así un remedio natural para prevenir y tratar la diabetes.

Contraindicaciones

No se recomienda su consumo a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ya que actualmente no existe suficiente información sobre este remedio natural.

Al igual que para personas que sufren de diabetes o hipertensión, se debe consultar antes con su médico.

Las hojas de olivo son un remedio con muchos beneficios, pero se debe prestar atención a la hora de su consumo, si aparecen efectos secundarios como, por ejemplo; diarrea, dolores articulares/musculares, dolor de cabeza y erupciones en la piel se recomienda reducir la dosis, si estos síntomas no desaparecen se deberá suspender el tratamiento.

Como preparar extracto de hojas de olivo

Para hacer tu propio extracto de hoja de olivo y así aprovechar los beneficios que nos brinda este árbol sigue los siguientes pasos:

  1. Necesitamos 225 gramos de hojas secas del árbol de olivo, las cuales se deben sumergir en agua y enjuagar hasta que estén bien limpias, seguidamente se quitan del agua y se exprimen un poco para eliminar el exceso de agua en ellas.
  2. Ahora en una olla de cocción lenta añade 4 litros y medio de agua destilada apta para consumo humano.
  3. Coloca la olla en el fuego y agrega las hojas de olivo en el agua.
  4. Ahora se deben dejar a fuego lento (180 grados Fahrenheit) reposar durante 12 horas.
  5. Cada dos horas se deberá comprobar que el fuego no aumenta demasiado para que no pasee de los 185 grados.
  6. Pasadas las 12 horas se pasa la mezcla por un colador fino y se almacena en liquido de extracto de hojas de olivo en botellas o recipientes en el refrigerador para que se conserven los beneficios de este el máximo tiempo posible.

RECUERDA EMPEZAR CON DOSIS PEQUEÑAS E IR AUMENTANDO SI NO SE PRESENTAN LOS SINTOMAS ANTERIORMENTE MENCIONADOS.

Comenta esta nota!