Saltar al contenido

Cómo curar un orzuelo rápidamente en casa con remedios caseros

orzuelo

Si actualmente lo padeces, no te preocupes demasíado. Te contamos cómo curar un orzuelo rápidamente en casa, es cuestión solo de ser constante con las aplicaciones de algunos remedios que puedes preparar tú mismo sin complicarte tanto, y evitándote el elevado costo de la visita al médico.

Existen algunas reacciones del cuerpo que no necesariamente son motivo de una consulta médica. Sabemos que toda dolencia es una alerta y se torna latosa, pero algunas también son sencillas, y las podemos combatir rápidamente con un poco de investigación y tratamientos elaborados desde la comodidad de nuestro hogar.

¿Qué es un orzuelo?

Un orzuelo es un abultamiento pequeño que se origina en el borde del párpado, en la base de las pestañas, y es causado por la bacteria estafilococo que produce la infección de un folículo piloso. Puede confundirse con la apariencia de una espinilla, pues se enrojece, presenta pus, molestias y dolor.

¿Por qué salen los orzuelos?

Como hemos leído anteriormente, las bacterias que adquirimos en nuestra piel son la causa de un orzuelo. Pero no sólo esta condición ocasiona su aparición, a ello se le suma:

  • El frotarse los párpados constantemente con las manos sucias.
  • Una higiene personal desfavorable.
  • Alergias o la inadecuada limpieza de toallas, mantas y ropas de cama.
  • Afecciones en la piel (dermatitis seborreica).
  • A no lavarse bien el rostro, más aún si se padece de una cara grasosa.
  • La aparición de piojos en el pelo o las pestañas.

Por otra parte, estos orzuelos pueden aparecer interna o externamente, siendo los internos más difíciles de detectar. Lo recomendable en ambos casos es no estallarlos para no contaminar áreas saludables de tu ojo. Y aunque son físicamente perturbadores y dolorosos, no son peligrosos y suelen desaparecer en una semana, sin poner en peligro la funcionalidad de tu ojo o tu salud en general.

Síntomas de los orzuelos

Son diversos los síntomas que producen, por eso, identificar un orzuelo no debería tornarse una tarea difícil. Toma en cuenta las siguientes señales y de seguro lograrás diagnosticarlo claramente:

  • No causa problemas en la visión, su vista no se verá afectada ni desde lejos ni de cerca por la presencia de este.
  • Puede que la exposición a la luz se torne algo inoportuno, pues tu parpadeo ser desarrolla más y presenta sensibilidad.
  • Extraña impresión pedregosa en el ojo.
  • Molestias al parpadear.
  • Inflamación, dolor y ardor en la zona afectada.
  • Enrojecimiento del párpado.
  • Sensación de hormigueo e irritación en la zona afectada.
  • Aparición de lagañas.
  • Lagrimeo constante del ojo afectado.
  • Aparición de un punto pequeño amarillento o rojizo semejante a un grano próximo a drenar.

Remedios caseros para curar un orzuelo

A continuación, te mostramos algunos métodos naturales para curar el orzuelo, con sus instrucciones paso a paso.

Papa para curar un orzuelo

Se podría asegurar que la papa es el remedio casero más frecuente para tratar los orzuelos. Sus propiedades ideales para encoger o reducir los tejidos, asimismo, su capacidad de aplacar las irritaciones de la piel la hacen indiscutiblemente efectiva. Además, la papa ayuda a disminuir el absceso y el malestar. Pero ¿cómo aplicarla? Sigue estos pasos:

  1. Ralla una papa de tamaño mediano.
  2. Viértela en un pañuelo de tela no muy gruesa.
  3. Coloca el pañuelo en la zona afectada durante cinco a 15 minutos.
  4. Repite el procedimiento dos o tres veces al día por cinco días.

Semillas de cilantro para tratar un orzuelo

Nos topamos con cilantro en casi todas partes de la vegetación, así que es una cura que está al alcance de tu mano. Las semillas de cilantro son excelentes para desinflamar, lo que sin duda aliviará el dolor, el enrojecimiento y la protuberancia. De seguro, el orzuelo desaparecerá en pocos días si mantienes el siguiente tratamiento casero:

  1. Extrae las semillas de la mata de cilantro.
  2. Agrega una pequeña cucharada de ellas en una taza de agua y ponlo a hervir.
  3. Al retirarlo de la temperatura alta, lo dejas reposar hasta alcanzar la temperatura ambiente.
  4. Cuela la mezcla y luego usa esta agua para lavar el área de los ojos afectados.
  5. Haz este procedimiento dos o tres veces al día hasta obtener alivio en la zona afligida.

Aloe Vera o sábila para curar el orzuelo

Es otro método popular para la los cura exacta de los orzuelos debido a sus propiedades analgésicas, antibacterianas y anti-inflamatorias es el aloe vera. Al igual que los tratamientos anteriores, su función es ayudarte a reducir el enrojecimiento y la inflamación hasta desaparecer el molesto bulto en el párpado. Prueba con el gel de sábila de la siguiente manera:

  1. Elimina la concha de la penca y extrae su gel.
  2. Unta de forma directa el gel obtenido sobre el párpado infectado.
  3. Deja actuar durante 20 minutos, y luego retira lavando el área con agua tibia.
  4. Repite este procedimiento todas las veces que puedas en el día y también por las noches. (Toma la precaución de no exponerte a la luz solar mientras te hayas untado el gel de sábila, pues puedes manchar tu rostro).

Té de manzanilla para erradicar el orzuelo

Puedes adquirirla en la tienda lista en sobres para infusión. Las instrucciones de preparación son las mismas de realizar una infusión o té.

  1. Agregas dicho sobre o una porción de hojas de manzanilla a dos tazas de agua ya hirviendo.
  2. La dejas arder por 5 minutos, la cuelas y la dejas enfriar.
  3. Cuando ya esté tibia, humedeces un paño limpio y lo colocas en la parte afectada durante 10 minutos dos veces al día.

Recomendaciones al momento de curar un orzuelo

Si te dispones a curar un orzuelo, es importante que tomes en cuenta los siguientes consejos para evitar daños agregados:

  • Evade el uso de lentes de contacto, pueden contaminarse y trasladar las bacterias al ojo sano.
  • No es recomendable el uso de maquillaje hasta que la zona afectada haya sanado a la perfección.
  • Es preferible tomar nuestras propias medidas higiénicas y así prevenir infecciones
  • No aprietes, frotes, preferiblemente no toques la zona afectada, puedes diseminar la infección, perjudicar el propio globo ocular o las glándulas lacrimales.