Beneficios de la dieta mediterránea

que es la dieta mediterranea

Esta propuesta, llamada dieta mediterránea, representa la cultura de los países colindantes con el mar Mediterráneo. Es un patrón de alimentación muy beneficioso para la salud porque promueve la reducción de carnes e hidratos de carbono de la dieta, y el consumo de alimentos de origen vegetal y de grasas monoinsaturadas.

España e Italia son los dos grandes representantes de esta dieta ya que tienen una herencia cultural y gastronómica que recogen valiosas recetas, formas de cocinar, costumbres y productos típicos que se conjugan en pro de una vida más saludable y equilibrada.

Las bondades de la dieta mediterránea radican en los productos que se requieren en cada preparación, y en la forma en que presenta el plato. El aceite de oliva, el pescado y los frutos secos son usados como la grasa principal; de guarnición se usan las carnes o sus similares, mientras que los cereales y vegetales sirven como base del menú.

Además, los micronutrientes juegan un papel importante, ya que provienen de las verduras, hierbas aromáticas y los condimentos que se le agregan a cada preparación.

Gracias a sus aportes, la Unesco ha incluido esta dieta en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, valorándola como un hábito alimenticio saludable que genera placer al degustar sus deliciosos platos.

Según la Fundación Dieta Mediterránea, existen 10 puntos clave que deben regir la dieta. Éstos son:

  • El aceite de oliva debe ser la principal grasa de adición.
  • Los alimentos de origen vegetal deben ser consumidos en abundancia.
  • Los cereales deben estar presentes en la alimentación diaria.
  • Los alimentos pocos procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
  • Los productos lácteos deben consumirse diariamente.
  • Las carnes rojas se deben consumir con moderación, y las carnes procesadas en cantidades pequeñas.
  • Las frutas frescas son ideales como postres habituales.
  • El pescado se debe consumir en abundancia, mientras que los huevos deben usarse con moderación.
  • El agua es la bebida por excelencia.
  • La actividad física es el mejor complemento para acompañar esta dieta.

Beneficios de la dieta mediterránea

Como cualquier otra dieta, los beneficios serán más significativos si se acompaña con ejercicio físico. Por lo menos, es recomendable unos 30 minutos diarios durante todos los días de la semana. La dieta mediterránea contribuye a disminuir las posibilidades de padecer enfermedades como la presión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes, el Alzheimer y cualquier otra enfermedad crónica.

Lógicamente, ayuda a mantener el peso ideal y a sentir un alto nivel de bienestar físico porque la función orgánica mejora considerablemente. Órganos como el riñón y el corazón mejoran su estado y la posibilidad de padecer cáncer disminuye en un cincuenta por ciento.

Además, existe una gran variedad de recetas que permiten variar el menú diario y no caer en la rutina alimentaria, que en la mayoría de los casos es la causa principal que hace que las personas elijan la comida rápida como su principal opción. Aunado a esto, los ingredientes son fáciles de conseguir y muy económicos.

No hay que dejar de mencionar las desventajas de la dieta mediterránea. Por el consumo de pocos productos derivados de la carne y de los lácteos, se produce una disminución en los niveles de hierro y calcio. Por esta razón, se recomienda consultar a un especialista que recete algún complemento que rico en estos minerales.

Comenta esta nota!