Remedios caseros para las molestias estomacales

Por Amir / hace 3 meses / 0 Comentarios ».

El estómago es un órgano muy delicado que está siempre expuesto a enfermarse si tenemos alguna rabia repentina o si padecemos de angustia. Es por ello que te recomendamos a continuación algunos remedios caseros para las molestias estomacales, que te pueden ayudar en caso de indigestión, pesadez o algún otro tipo de molestia. Cabe destacar que si los síntomas persisten, debes consultar a un médico para obtener un diagnóstico.

Estos remedios caseros para las molestias estomacales te ayudarán si comiste en exceso o tienes una sensación no agradable en el estomago

Té de manzanilla: desde los tiempos de nuestras abuelas, el té de manzanilla es uno de los remedios caseros para las molestias estomacales más populares. Simplemente debes echar una cucharada sopera de flores de manzanilla en una taza de agua hirviendo. Dejarás reposar durante diez minutos y procederás a tomarlo muy caliente y en pequeños sorbos. Cabe destacar que si acabas de vomitar, puede asentarte el estómago, pero no lo debes tomar de golpe porque puedes continuar vomitando.

Té de menta: es otro de los remedios caseros para las molestias estomacales que más se utilizan. Simplemente debes echar una cucharada de hojas de menta en una taza de agua y hervir. Dejarás reposar durante diez minutos y colarás. Esto lo puedes tomar antes de cada comida en pequeños sorbos y acondicionará tu estómago para poder aguantar los alimentos sin molestia alguna.

Té de comino: aquí simplemente debes agarrar un poco de comino y colocarlo en un mortero. Posteriormente podrás esta mezcla en medio litro de agua hirviendo y dejarás reposar durante unos treinta minutos. Esta infusión tiene la ventaja de que la puedes ir tomando durante todo el día, para acondicionar a tu estómago nuevamente. Ideal para cuando hemos pasado varios días indigestados y estamos en recuperación.

Té de alcachofa: en este caso agarrarás las hojas de alcachofa y calcularás unos veinte gramos aproximadamente. También podrás agregarle un poco de menta y jengibre. Esta combinación la colocarás en un cuarto de taza de agua hirviendo y dejarás reposar. Es ideal para consumirlo antes de cada comida, además de que limpiará tu sistema digestivo y te proporcionará una mayor energía.

Comenta esta nota!