Dieta alcalina: el equilibrio en tu cuerpo

Por Amir / hace 1 año / 0 Comentarios ».

En la actualidad, las personas están acostumbradas a consumir productos pre cocidos o con aditivos que, con el tiempo, suelen ser nocivos para la salud. Es por ello que existe la dieta alcalina, ésta pretende mantener una dieta saludable, con el objetivo de adoptar nuevos hábitos de alimentación.

beneficios de la dieta alcalina

La dieta alcalina no es muy conocida, pero sin duda es una de las mejores. No tiene ningún secreto mágico, ni te ayudará a bajar de peso en 3 días, pero sí te permitirá adaptarte a un nuevo estilo de vida, donde las papas fritas y las hamburguesas no son los protagonistas, al contrario, las frutas, verduras y vegetales tienen mayor preponderancia.

Una buena alimentación permite mantener el cuerpo en funcionamiento, previene enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales, gástricas y en algunos casos hasta el cáncer. La dieta alcalina está avalada por varios estudios científicos.

Ahora bien, para tener un equilibrio en el organismo, la dieta alcalina propone la eliminación del consumo de carnes en general, bien sean rojas o animales de corral, como cerdo y pollo, así como los productos derivados, como la leche y el queso. Otros de los productos que no están incluidos en la dieta alcalina son las grasas y el azúcar.

El objetivo fundamental de la dieta alcalina es depurar el organismo, poco a poco eliminar toxinas y limpiarlo a través de la orina. Este método saludable permitirá, además de prevenir enfermedades, bajar de peso de manera natural.

Es necesario que conozcas cuáles son los alimentos que se encuentran en el selecto grupo de la dieta alcalina, para que puedas poco a poco irlos incorporando a tu rutina diaria.

Verduras y vegetales: lechuga, pimientos,  remolacha, brócoli, berenjena, zanahoria, pepino, ajo, coliflor, apio, judías verdes, col, cebolla, hongos, calabaza o auyama, rábanos, brotes de soja, espinacas, algas, tomates, espárragos y repollo.

Frutas: parchita o maracuyá, mango, papaya o lechosa, manzanas, peras, fresas, kiwi, albaricoques, limón, cerezas, patilla o sandía, melón, coco, naranja, toronja, piña, mandarina, ciruela y melocotón.

Frutos secos: Avellanas, almendras, castañas, nueces, pasas y dátiles.

Legumbres: En lo que corresponde a las legumbres se encuentran las deliciosas lentejas.

Especies: Por otra parte, las especies siempre son necesarias para condimentar las comidas, y entre las más populares dentro de la dieta alcalina están: la canela, jengibre, curry, hierbas aromáticas y perejil.

Aditivos: También podemos usar otros aditivos, como miel, sal marina, aceite de oliva y vinagre de manzana.

Infusiones: Todas las infusiones naturales y té están aprobados para el consumo dentro de la dieta alcalina: té verde, té negro, infusión de Flor de Jamaica y Cayena entre otros.

Cómo mantener el equilibrio

El nivel de acidez corporal se mide en una escala de 0 a 14, lo que es igual al pH del cuerpo. Si el pH se ubica entre 7 y 14 se considera que se encuentra en el nivel alcalino, lo cual es bueno. Lo contrario ocurre cuando va de 0 a 7 porque se refiere a un cuerpo con un alto porcentaje de acidez.

Ese porcentaje de acidez es el que con regularidad suele producir enfermedades, por lo cual mantenerse en niveles alcalinos es lo opuesto, ayuda a evitarlas y son precisamente estos alimentos los que propician la alcalinidad y reducen la acidez humoral.

Es evidente que el aporte calórico de todos estos alimentos antes mencionados es menor a lo que sería comer papas fritas o un plato de pasta, pero si lo que desea es mantener el peso ideal y lograr bajar de peso de forma natural, no hay mejor manera de hacerlo que con la saludable dieta alcalina.

Empieza hoy con este estilo de vida y pronto verás los resultados en tu cuerpo.

Comenta esta nota!

Los 10 artículos más visitados