Cómo hacer ajo negro tu casa

Por Amir / hace 3 meses / 0 Comentarios ».

En primer lugar, cabe destacar que un ajo negro es nada más y nada menos que un ajo común y corriente el cual fue sometido a un proceso que le otorga un color más oscuro, un sabor menos fuerte y disminuye el olor que de este emana; al mismo tiempo, este proceso hace que sus propiedades se intensifiquen transformándolo en el mismo ajo pero con mayores beneficios para la salud y más fácil de ingerir.

Si bien es cierto, este ajo es comúnmente utilizado en la cocina para preparar una amplia variedad de platos que necesiten un toque distinto al que el ajo normal les aporta. Por otra parte, un excelente uso que se le puede dar es el de combatir enfermedades como el asma y regular los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

¿Cómo se debe preparar?

El proceso de transformación de un ajo común a un ajo negro puede ser un poco lento pero a su vez no muy complicado. En efecto, cualquier persona puede realizar este proceso simplemente necesitaras:

  • 1 contenedor o recipiente que bien puede ser de Cerámica, vidrio, porcelana, acero, aluminio, barro o cualquier otro material que pueda ser introducido en el horno. El tamaño del mismo debe ir acorde con la cantidad de ajo que deseas.

  • Papel aluminio, el cual ayudara sellar herméticamente el contenedor evitando que se contamine y a su vez ayudando a que su cocción sea más uniforme, puesto a que ayuda a mantener el calor.

  • Cabezas de ajo, trata de elegir las mejores, más frescas y de mejor tamaño que tengas al alcance de tu mano, puesto a que al pasar por este proceso su tamaño se reduce parcialmente.

  • Horno o cualquier otro electrodoméstico que pueda mantener a una temperatura adecuada el ajo mientras se transforma.

Una vez tengamos lo necesario a mano podemos iniciar con la elaboración del ajo negro de la siguiente forma:

  1. Seleccionamos la cantidad de ajo que vamos a procesar, recordando que estos deben ser lo más frescos posibles. No se les debe eliminar la capa de piel que los cubre.

  1. Se introducen en el contenedor y posteriormente se recubren con el papel de aluminio tratando de evitar en lo mejor posible que estos se expongan a bacterias.

  1. Se introducen al horno o al electrodoméstico que planeas usar a la menor temperatura posible pero que se mantenga caliente. Esta es la parte más larga de todo el proceso debido a que se mantendrá el ajo por un aproximado de 30 a 40 días.

Una vez transcurrido este periodo de tiempo podemos retirar el contenedor y obtendremos como resultado un ajo con un color oscuro que lo caracteriza, listo para ser ingerido y ayudarte con tu salud. Según estudios, se ha logrado demostrar que el consumo de 1 a 2 dientes de ajo negro en ayunas junto con un vaso de agua a temperatura ambiente puede mejorar drásticamente salud y brindarte la energía que necesitaras para emprender tu día a día.

Comenta esta nota!